Inicio arrow Docs arrowEscritos pastorales

Imprimir Documento PDF
 

“La vida es para aprender a querer al Señor y unos a otros”

Homilía de Mons. Javier Martínez en la Eucaristía del XXX Domingo del Tiempo Ordinario celebrada en la S.I Catedral.

Fecha: 29/10/2017

 

Queridísima Iglesia del Señor, Esposa amada de Jesucristo; Pueblo santo de Dios;

hermanos y amigos:

 

La verdad es que el Evangelio de hoy es tan nítido, tan trasparente en su mensaje que podría dar la impresión de que no necesita ningún tipo de comentario, de glosa. Ciertamente, cualquier comentario que podríamos hacer rebajaría la intensidad, la agudeza, la fuerza que tiene esa respuesta del Señor. ¿Cuál es el primer mandamiento? “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas, con toda tu alma, con todo tu ser”. Y el segundo es semejante, está relacionado con el anterior: “Amarás al prójimo como a ti mismo”.

 

Está todo dicho. ¿Qué es lo que Dios espera de nosotros? ¿De qué modo se cumplen nuestros anhelos profundos? De qué modo encuentra nuestra vida la posibilidad de una plenitud, que todos deseamos en el fondo de nuestro corazón, que desearíamos poder verla cumplida en nuestras vidas, que, al mismo tiempo, Dios nos lo pone como la tarea única de la vida. Si uno se toma en serio estas palabras de Jesús, la vida es para aprender a querer al Señor y para aprender a querernos unos a otros. Nada más. Luego, es evidente: todo eso sucede a través de la trama, de los acontecimientos, siempre pequeños y a la vez siempre inmensamente grandes de cada día, desde el levantarse hasta preparar la mesa para el desayuno, o saludar a los compañeros de trabajo, las pequeñas cosas de cada día en las que, sin embargo, se juega nuestro destino y se juega la eternidad. Cuál es el contenido de esos días, cuál es el contenido de esos segundos, de esos minutos, de esas cosas: Señor, aprender a quererte a Ti, aprender a querernos unos a otros. Tendemos a dar por supuesto que sabemos lo que son esas dos cosas, y ahí es donde enseguida hacemos agua y nos perdemos fácilmente. Yo creo que no lo sabemos, honestamente.

 

Para el hombre moderno, para el hombre contemporáneo, como fruto de una cultura que ha ido articulándose y formulándose, y creciendo y emergiendo hasta ser, constituir, el aire que respiramos, el amor es poco más que un sentimiento que nace en nosotros, que nace en el sujeto, que nace en el ser humano, que tiene como objeto y como final otro ser humano, y que se acaba ahí, y no tiene más valor que esa realidad. Eso hace del amor una realidad terriblemente frágil y muy virtual. Esos sentimientos pueden producírnoslos, con relativa facilidad, hasta una escena de cine, y pueden no nacer en absoluto junto a una persona que tenemos todos los días en el trabajo.

 

En la Tradición cristiana el amor, como por otra parte la fe y la esperanza, son realidades divinas, son realidades infinitamente dotadas de un espesor mucho más grande. No olvidéis, en el texto que quizás resume de manera más sintética toda la experiencia de los hombres con Jesús, con los discípulos, la experiencia primera de la Iglesia, lo que es el acontecimiento cristiano que es la Primera Carta de San Juan, llega a decir algo que, cuando uno lo piensa en el panorama de la historia de la cultura y de la historia de su tiempo, y de nuestro tiempo, parece una monstruosidad (es una monstruosidad): Dios es amor. No que Dios tiene sentimientos de misericordia, sino que Dios es el Amor. Eso implica que Dios no sabe hacer otra cosa más que amar; que todo lo que hace es amar; que todo su Ser consiste en amar; que todo su Ser consiste en darse, se da enteramente en la generación del Hijo, que recoge toda la vida que recibe del Padre y se la devuelve en un gesto de amor que también es personal y que recibe el nombre de Espíritu Santo, ese flujo de amor entre los dos. Pero eso ya pone de manifiesto que el Ser personal de Dios es un Ser en el que hay una comunidad inefable de amor.

 

Y sin embargo, fijaros que, primero porque somos personas -y no meramente individuos de una especie animal, más o menos evolucionada, sino que somos seres únicos con una exigencia única de verdad, de belleza y de bien, con un destino único, con la conciencia de un destino único-, Dios tiene que ser un Ser personal. Si no, no habría modo de fundamentar este rasgo de algunas criaturas, los seres humanos, que es nuestra condición de personas. Y luego como nosotros, en nosotros, hay algo que no deja reducir el amor a ese sentimiento que yo he descrito hace un momento, es decir, al sentimiento de atracción por ejemplo que tiene cualquier animal cuando le ponen por delante un dulce o una galleta, o un hueso, si se trata de un animal carnívoro, sino que hay un exceso en la vida humana, ese exceso que explica la belleza del arte, del canto, de la poesía, la necesidad que hay en el ser humano y en la vida humana de que la vida sea bella, o sólo la capacidad de crear obras bellas que no tiene ninguna justificación, que no tienen ningún motivo utilitarista. No se puede comprender adecuadamente la vida humana si no se deja ese espacio para un exceso casi infinito, casi inagotable, que es la única razón de ser del arte en todas sus formas y de la exigencia de belleza que tenemos en la vida, y de la exigencia también de un amor sin límites. Porque nuestras pasiones o nuestros deseos, digamos más fisiológico o más afectivo, fácilmente podría saciarse. Nuestra necesidad de ser amados no se sacia jamás. Y nuestra capacidad de amar, de recibir y de dar amor, tiene algo que no explica suficientemente ni desde la física ni desde la química, y que sólo se explica adecuadamente si somos imagen de un Dios que es Amor. Ésa es la experiencia cristiana. La experiencia cristiana formulada de manera muy rudimentaria al principio, aunque extraordinariamente potente para quienes lo vivieron por primera vez. Es la experiencia de que ese amor no es una utopía, de que ese amor no es una idea, no es ciertamente algo reducible a un sentimiento, un valor, sino que es algo que ha tomado carne en una Persona y que se nos da como la comunicación, el don de esa Persona, el don de su Espíritu  Santo. Y ese don genera una humanidad nueva, genera un pueblo nuevo, genera un modo nuevo de vivir, de vivir las relaciones entre hombre y mujer, de vivir la amistad, de vivir las relaciones de trabajo, de vivir las relaciones cívicas en el barrio, en la vecindad, en el pueblo, en la ciudad.

 

La fe cristiana en la Trinidad no es, sin embargo, una deducción de este modo, es decir, como una exigencia, descubriendo nosotros quiénes somos, nosotros hemos descubierto que Dios tendría que ser así. Porque hemos conocido a Jesucristo, y Dios en Jesucristo se nos ha mostrado así, entendemos que hay una luz que puede iluminar toda nuestra vida, que puede iluminar toda nuestra condición humana.

 

Pero también eso significa que no siempre somos, que no tendríamos que escandalizarnos cuando nos descubrimos que no somos capaces de un amor así; que se nos acaban las fuerzas; que un amor así está muy por encima de nuestras capacidades. Tendemos a reducir las categorías cristianas. Nosotros, quizás desde el origen, todos los seres humanos, el amor lo reducimos a ese sentimiento, la esperanza la reducimos al optimismo, la fe la reducimos a unas creencias como si fueran cosas que nacen en nosotros, que terminan en nosotros y que podemos explicar desde nosotros mismos. La fe cristiana es la adhesión a un Acontecimiento cuya experiencia tiene el poder de transformar mi corazón y en el que yo no necesito “comerme el coco” para afirmar la Verdad del Dios Trino, del Dios Padre, Nuestro Señor Jesucristo y de su Espíritu Santo. Porque veo su obra en mi, y la he visto en la Historia de la Iglesia, la veo en las personas a las que Dios toca con su Gracia. Veo la transformación que opera y sé que esa transformación no es fruto de los cálculos o de las energías, o de las capacidades humanas. La fe cristiana no es nuestras creencias. Una fe que sólo son creencias no tiene la capacidad de sostener la vida, no tiene la capacidad de afrontar la vejez, o la enfermedad, o la muerte, no tiene sobre todo la capacidad de perdonar.

 

Pero la esperanza cristiana no es tampoco el optimismo. La esperanza cristiana tiene por objeto a Dios, tiene por fuente a Dios, es don de Dios y tiene como horizonte la vida eterna. Y esa esperanza no defrauda, porque uno tiene la esperanza, tiene la certeza del don que ha recibido, de la Gracia que ha recibido. El poeta Péguy decía en una ocasión, en una de sus obras dirigiéndose una mujer mayor a Juana de Arco jovencita, le dice: “Hija mía, para tener esperanza hace falta haber sido objeto de una gran gracia, hace falta haber sido muy feliz”. El optimismo es otra categoría, no tiene nada que ver con eso.

 

La esperanza tiene como fundamento la experiencia, de nuevo, del don que Dios me hace de su Vida y de la transformación que ese don opera en nosotros. La felicidad grande, la certeza de que Quien ha hecho posible esa felicidad, ciertamente, yo puedo confiarle mi vida, porque mi horizonte, el horizonte de esa vida es la vida eterna, es Dios mismo. Mi horizonte es Dios. Mi destino es Dios. Mi patria es Dios. La nación a la que pertenezco es ese pueblo, que ha nacido del costado abierto de Cristo, y que constituye mi propio cuerpo, mi propio ser, mi propia vida, nuestra propia vida. Y el amor se inserta en esta misma lógica.

 

Cuando uno comprende eso, lo que uno pide humildemente al Señor es Señor, multiplica sobre nosotros los signos de tu Gracia, haz que vivamos esa experiencia del encuentro contigo, de tal manera que, efectivamente, nuestra experiencia humana cambie en su raíz, y entonces la fe y la esperanza y la caridad serán lo que Tú permites que sean; el comienzo de una vida nueva, en nosotros, que sabemos que nace de Ti y que culmina en Ti, y en la que nos apoyamos para afrontar esa trama de los acontecimientos de cada día, traspasada por el perdón. El amor sentimiento es muy difícil que sea capaz de perdonar porque no hay posibilidad de regenerar el corazón. Se acaba el sentimiento, se acaba el amor, se rompe el matrimonio, o se rompe la relación entre los hermanos, entre los compañeros de trabajo. Si el Amor eres Tú, y Tú eres Amor, siempre es posible comenzar de nuevo, siempre es posible la regeneración del corazón.

 

Por eso, Señor, multiplica los signos de tu Presencia en nosotros. Haz que acojamos con verdad y con sencillez tu don, tu Vida, tu Amor; que podamos ser hijos tuyos y vivir en esa vida que nos permite mantener la alegría y mantener la paz en medio de las mil circunstancias difíciles que la vida tiene, sean las que sean, interiores o exteriores; que nos permite comenzar de nuevo cuando nos hemos equivocado, hemos errado, hemos metido la pata, lo hemos hecho mal; cuando se nos ha acabado nuestra capacidad de amar, Tú nos das la posibilidad siempre de empezar de nuevo y haces que lo más razonable en nuestro corazón sea la esperanza cierta de la vida eterna, de una vida contigo y con nuestros hermanos, ya sin enemigos, ya sin llanto, sin luto, sin dolor, porque Tú eres todo en todas las cosas y Te desvelas como la consistencia y la plenitud de todos.

 

Que el Señor nos conceda a todos ese don. Que podamos vivir como hijos de la luz, como hijos de ese Amor, en medio de nuestro mundo, en medio de la trama de las cosas de cada día. Que así sea para todos nosotros.

 

+ Javier Martínez

Arzobispo de Granada

 

29 de octubre de 2017

S.I Catedral de Granada

Escuchar homilía

arriba ⇑