Inicio arrow Docs arrowEscritos pastorales

Imprimir Documento PDF
 

Carta al M. I. Sr. D. Juan Moreno Gutiérrez

Patrono de Fundación de Cajasur y párroco de El Salvador y Sto. Domingo de Silos

Fecha: 02/12/2002. Publicado en: Boletín Oficial de la Diócesis de Córdoba, X-XII de 2002. Pág. 241



2 de diciembre del año 2002


M. I. Sr. D. Juan Moreno Gutiérrez
Patrono de Fundación de Cajasur
Párroco de El Salvador y Sto. Domingo de Silos
Juan de Mena, 1
14002- CORDOBA


Querido D. Juan:

Ante tu petición, que me dices me haces en nombre y por encargo de los demás Patronos de Fundación, de que viéramos juntos, y también con otro u otros Patronos, el borrador de los nuevos Estatutos de la Caja, que van a ser sometidos mañana para su aprobación al Consejo de Administración, como es público y notorio, he de responderte que, para que la dicha consulta tenga el mínimo de seriedad exigible, y yo pueda responder con responsabilidad para con todos los factores implicados, y sobre todo para con mi obligación de pastor de la Diócesis, han de cumplirse las siguientes condiciones:

1. Los Estatutos han de enviarse a las personas que, como asesores jurídicos, yo designe a este efecto, y que os comunicaré cuando se me haga saber fehacientemente que estas condiciones han sido aceptadas;

2. Hasta que, a la vista del dictamen jurídico correspondiente, yo, como Obispo de Córdoba, no esté en condiciones de emitir un parecer suficientemente fundado y ponderado, los Patronos de Fundación han de asumir el compromiso formal de no excitar la competencia de CajaSur para la adopción de acuerdos relativos a los Estatutos que completen la vía ya iniciada de adscripción o acogimiento de Cajasur a la nueva situación de distribución competencial creada por la Ley Financiera.

Al poner estas condiciones, no hago sino explicitar con respecto a vosotros los Patronos, en relación con el Consejo de mañana y con eventuales ulteriores pasos que puedan darse, lo hecho público en mi nota oficial del pasado 14 de noviembre, debidamente comunicada al Presidente de CajaSur al mismo tiempo que se hacía pública; y en mi nota anterior del 29 de noviembre de 1999, así como en las sucesivas cartas enviadas al Presidente en fechas del 28 de mayo, del 20 de noviembre y del 8 de diciembre del año 2001, y por último, en la más reciente del pasado 29 de noviembre, cuya fotocopia te acompaño.

La Ley prevé un espacio de seis meses para la presentación de los nuevos estatutos y reglamento, por lo que no se ve la razón de urgencia de a una aprobación tan perentoria de ambos.

Por otra parte, la trascendencia de lo que está en juego para el futuro de la Caja en Córdoba y de los derechos de la Iglesia en ella, la erosión que el modo como se está procediendo en todo este asunto y las circunstancias que lo rodean están causando a la imagen pública de la fe y de la Iglesia en Córdoba, y la seriedad para con el Obispo de la Diócesis y para con lo expresado públicamente por él en función de su responsabilidad pastoral, exigen que no se den pasos que comprometan a la Iglesia sin haber contado con la aprobación previa del Obispo, aprobación y parecer que deben tener los requisitos adecuados en cuanto al modo de la consulta y en cuanto a los tiempos para responder.

Te aseguro, como he repetido muchas veces, que también en esta actuación sólo busco el bien de la Iglesia y los bienes evangélicos de que ella es portadora, así como el bien de la Caja y de todas las personas e instituciones que tienen que ver con ella, siempre que no estén en colisión con esos otros bienes irrenunciables de la Iglesia.

Ya que tu petición es en nombre de los seis patronos, te ruego que les hagas llegar o les des conocimiento del contenido de esta carta antes del Consejo de mañana. Por lo demás, y dadas las constantes tergiversaciones y comunicaciones falsas que se vienen produciendo en diversos ámbitos acerca de mi parecer o de mis actuaciones, y con el fin de evitarlas en lo posible en este caso, me veo en la obligación de hacer pública esta carta, de nuevo para que la iglesia no sufra las consecuencias de acciones que no son suyas, pero que la comprometen igualmente.

Con todo afecto,

†Javier Martínez
Obispo de Córdoba

arriba ⇑