Inicio arrow Docs arrowEscritos pastorales

Imprimir Documento PDF
 

Fuente inagotable de esperanza para los hombres. Eucaristía de inicio de curso 2014-15 Real Federación de Hermandades

Homilía en la Eucaristía de inicio de curso 2014-15 de la Real Federación de Hermandades y Cofradías, en la que tomaron posesión de sus cargos los nuevos miembros de la Junta de gobierno y cuatro nuevos Hermanos Mayores recibieron sus medallas federativas

Fecha: 23/10/2014

Queridos presidente y miembros de la Junta directiva de la Federación,
Hermanos Mayores 
y familiares que os acompañan:

El Evangelio que acabamos de escuchar nos choca; en cierto modo, parece la descripción de lo que es el mundo sin necesidad de Cristo, porque eso es lo que en el mundo hay: división. Y división de unos contra otros. División, muchas veces, sin motivo suficiente y sin curación posible. ¿Es de eso de lo que nos está hablando el Señor cuando dice que Él ha venido a traer eso a la tierra? No, sin duda que no. Eso es lo que existe; normalmente, ese es el estado normal de los hombres, justamente en la misma medida en que entre los otros falta la presencia del Dios que es amor.

Y sin embargo, lo que dice el Señor es verdad, y lo ha sido desde el principio. Es decir, desde el principio, Él ha venido, como dice Él en el Evangelio de San Juan en una ocasión: ‘Yo he venido a reunir a los hijos de Dios dispersos’. Viene a curar nuestras heridas y, sin embargo, los hombres lo condenamos a muerte. Y no a los suyos, y los suyos no la recibieron.

Nosotros recordamos todos los años (nadie mejor que vosotros la sabe) los episodios de ese rechazo del mundo: ‘El mundo os odiará -decía también en el Evangelio de San Juan, en el discurso de despedida de la Última Cena-, pero no os debe sorprender que el mundo os odie porque me han odiado también a mí’.

(…) en la historia de la Iglesia, en lo que tiene de más profundo y de más grande la historia de la Iglesia, hay muchas mezquindades y muchas miserias porque los seres humanos, aunque estemos en la Iglesia, no siempre abrimos nuestros corazones a la gracia de Dios y a la novedad que Jesucristo supone. Pero la historia de la Iglesia lo que tiene de más verdadero, de más profundo, de más auténtico como misterio de la vida divina en medio de los hombres es, desde el principio, un inmenso amor al mundo y, al mismo tiempo, una persecución y un odio del mundo hacia la Iglesia.

A nosotros hoy, quizás porque venimos de donde venimos y de la historia reciente que traemos, ese odio nos choca a veces y hasta nos escandaliza, y a veces nos acobarda. Y sin embargo, fijaros, es cuando el mundo odia a la Iglesia cuando la Iglesia puede estar más segura de que está siguiendo las huellas de su Señor, de que está viviendo en la Verdad. Nada deberíamos sernos tan fuente de verdadero miedo y de temor como recibir los aplausos del mundo, de las autoridades, de la sociedad. Porque esos aplausos, primero, serían humanos, como son esos tipos de aplausos, y en segundo lugar, podría ser la señal de que no estamos siguiendo a nuestra Señor. A nuestro Señor no le aplaudieron, le aplaudieron en algunos momentos puntuales, nada más, pero la actitud del mundo ante Jesús fue una actitud que, al final, le condujo a la muerte. Y sin embargo, esa muerte que el Señor la ha sabido convertir en una fuente inagotable de esperanza para los hombres.

A mí me admira -llevamos meses viéndolo en Siria- la actitud de los cristianos del Medio Oriente, especialmente los de Siria y los de Iraq. En Iraq había -aunque la gente no lo supiéramos hasta hace nada- más de un millón de cristianos en la zona norte de Iraq, (…). En Egipto hay, o ha habido hasta hace nada, (…) más de 100 millones de cristianos, que llevan desde siglos viviendo en una situación de semi persecución con momentos más agudos o menos agudos; y cuando uno habla con ellos o cuando uno los conoce, claro que algunos se ven forzados a emigrar. Pero me decía, no hace un año, una chica que había estudiado en Granada y que yo conocí, de una familia cristiana que vive en Damasco: “Nos toca vivir la cruz”; me mandaba un mensaje súper escueto: “Ahora mismo nos toca vivir la cruz, ese ha sido siempre el orgullo de nuestro pueblo. Somos el pueblo de la cruz y no es momento de marcharnos, es momento de permanecer fieles, agradecidos al Señor por esa vocación nuestra, sólo pido que recéis por nosotros”. Esa es la experiencia de Cristo. (…)

+ Mons. Javier Martínez
Arzobispo de Granada

23 de octubre de 2014
Iglesia parroquial del Sagrario

Escuchar homilía

arriba ⇑