Inicio arrow Docs arrowEscritos pastorales

Imprimir Documento PDF
 

“Celebramos la vida, somos el pueblo de la vida”

Homilía de Mons. Javier Martínez en la Eucaristía en la Fiesta de Todos los Santos, el 1 de noviembre, en la Santa Iglesia Catedral.

Fecha: 01/11/2014

Queridísima Iglesia de Dios, pueblo santo, Esposa de Nuestro Señor Jesucristo,
muy queridos sacerdotes concelebrantes, 
acólitos, 
amigos todos:

Seguramente, sobre todo los que sois forasteros, porque los de aquí estamos tan acostumbrados a verlo que no nos llama la atención, los que venís por primera vez habréis visto cerca de la entrada a la Catedral una especie de figura de mimo que suele haber por aquí, por el centro, que es una figura que representa a la muerte, está siempre con una guadaña y con una calavera; no es la visión más agradable de este mundo, pero suele estar ahí prácticamente todos los días.

En una tienda justo enfrente de la Catedral, abierta no hace mucho tiempo, podréis ver también dos armaduras negras; es una tienda de hierbas y de té, y en las puertas hay dos armaduras negras, junto a las cuales los turistas normalmente se hacen muchas fotos. Tanto lo uno como lo otro son formas de ganarse la vida y no tengo yo por qué criticar cosas que suceden en la calle. Lo que quiero yo es haceros reflexionar, que no es casual que esas dos cosas estén junto a la Catedral, porque esas dos imágenes están puestas ahí porque generan su morbo, y transmiten, subliminalmente, una imagen popular, divulgada, de lo que es la Iglesia: la Iglesia es algo que tiene que ver con la muerte, y con gente triste y preocupada, y la Iglesia tiene que ver con la Inquisición, con los cruzados, y con armaduras, pero preferentemente negras, quiero decir, tiene que ver con algo oscuro. Esa imagen se creó en la Revolución Francesa y se ha alimentado a lo largo de todo el siglo XIX y se ha convertido en la imagen popular.

Lo que voy es a ponerle relación a esas dos cosas, tanto la tienda de teterías de hierbas de enfrente como al hombre que hace mimo -y a mí el mimo me gusta, sólo que los hay más bonitos; se ganan la vida de esa forma y no tengo yo nada que decir sobre eso-. Sí que quiero hacer reflexionar que eso no está puesto ahí por casualidad, que no es que a uno de repente le gusten las armaduras negras; no habría esas armaduras si estuviéramos en otro lado que no fuera enfrente de la Catedral, y lo mismo la muerte.

En esa clave quiero recordar una fiesta que me parece absolutamente vacía de contenido y que, sin embargo, se ha divulgado por todas partes, se celebra en los colegios católicos como la cosa más normal del mundo: la llamada fiesta del Halloween. El otro día me encontraba con una niña de 8 ó 9 años que iba toda vestida de negro; tenía pinta de ser una niña preciosa pero tenía pintadas unas ojeras horribles, terribles, de difunta, realmente, en torno a los ojos, y llevaba pintada en la cara una araña. En mi experiencia humana no hay nada que a una chica le dé más pánico que encontrarse una araña grande en el suelo. Yo le di un beso, le dije: ‘Ahora mismo te quito la araña ésta’; y no se la podía quitar porque la tenía verdaderamente pintada en la cara y no se la iba a quitar tampoco.

Pero, de nuevo, es una transformación que da la vuelta a la experiencia cristiana. Halloween es la celebración de la muerte. ¿Me queréis decir, de verdad, con sentido común, qué hay que celebrar en la muerte? Aparte del consumismo y de los intereses económicos que hay alrededor de cualquier fiesta popular, en el sentido de que se venden trajes de disfraces, se venden cosas, y todo eso mueve la economía. Mueve la economía y corrompe la imaginación de los niños y de los jóvenes y de los adultos acerca de lo que es el cristianismo, o de lo que estamos celebrando hoy. Porque no hay nada más opuesto: no estamos celebrando la muerte, para nada, para nada.

Nosotros celebramos la vida, somos el pueblo de la vida. Y no sólo de esta vida, es que somos el pueblo que no nos importa realmente la muerte. Nos lo dijo el Señor con toda claridad en el Evangelio: ‘No os preocupéis de los que matan el cuerpo y no pueden matar al alma’. Sólo hay una cosa de la que tenemos que preocuparnos en esta vida, sólo una: que pudiéramos alejarnos y perder la gracia del Señor y la misericordia del Señor. Y eso, por la misericordia del Señor no por nuestros méritos, sabemos que no va a suceder, luego, somos los seres humanos más felices en el mundo. Ser cristiano es celebrar el triunfo, como empieza la primera lectura de la noche de Navidad: ha aparecido la gracia y la misericordia de Dios. (…)

+ Mons. Javier Martínez
Arzobispo de Granada

1 de noviembre de 2014
Santa Iglesia Catedral

Escuchar homilía

 

arriba ⇑