Inicio arrow Docs arrowEscritos pastorales

Imprimir Documento PDF
 

Semana Santa y Pascua de la Antigua Iglesia de lengua siríaca

San Efrén el Sirio. Los himnos del Ciclo Pascual.

Fecha: 28/03/2016. Publicado en: Colección "Perlas", Editorial nuevo Inicio

A diferencia de lo que sucede con la Encarnación y la Natividad del Señor, las colecciones de himnos de San Efrén que tratan de los acontecimientos de la Pasión y de la Pascua en los manuscritos antiguos no son excesivamente numerosas, aunque habría que interpretarlas de varias maneras: con los textos que se siguen usan en las liturgias de la Iglesia de lengua siríaca, con los himnos sobre el bautismo o sobre la virginidad que se conservan en otras colecciones, o con las numerosas referencias a los acontecimientos de la Pasión y de la Pascua que se hallan en himnos compuestos para otras ocasiones. Por poner un ejemplo, los himnos de la colección llamada del Seol, aunque la ocasión inmediata de su composición pudiera haber sido el traslado de las reliquias de Santo Tomás a la Iglesia grande (la que nosotros llamaríamos la catedral) de Edesa.

Las colecciones explícitamente vinculadas al ciclo litúrgico pascual son cuatro: los himnos sobre el ayuno cuaresmal (De Ieiunio), los himnos sobre los ácimos (De Azymis), que trataban de distinguir la celebración de la Pascua cristiana de la celebración judía (la confusión de las dos debía ser frecuente en una comunidad en buena medida de origen judío), los himnos sobres la pasión y la crucifixión (De Crucifixione), y los himnos sobre la resurrección y el tiempo pascual (De Resurrectione). De las dos últimas, se escogen aquí algunos pocos de los mas bellos y más accesibles. Y se incluye también la primera parte del himno De Virginitate 25, porque es una preciosa meditación sobre María y Juan al pie de la cruz.

Un tema que ocupa bastante espacio en estos himnos y en parte condiciona su perspectiva es la comparación entre la Pascua judía y la Pascua cristiana. Ese tema nos parece a nosotros lejano, pero no hay que olvidar que las comunidades cristianas de Siria y Mesopotamia nacieron en lugares en los que había importantes comunidades judías, y de ellas provenían sin duda un cierto número de cristianos. Esos cristianos eran mal vistos por sus amigos o sus familiares judíos, y algunos tenían obviamente la tendencia a mantener sus prácticas judías al tiempo que participaban de las cristianas. El problema no era teórico, sino un problema real, cotidiano y doloroso, y seguramente se agudizaba en torno a la fiesta de la Pascua (la Semana Santa). San Efrén dedica una parte significativa de sus reflexiones a lo que pudiéramos llamar “desambiguación” desde el acontecimiento de Cristo.

Pero situados en su tiempo y en su contexto, se trata de verdaderas joyas de la fe y de la poesía cristianas. Estos himnos pueden ayudarnos a vivir la Semana Santa, enriqueciendo nuestra vivencia del misterio Pascual con los acentos del cristianismo de Oriente en su período formativo.

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

arriba ⇑